Conoce tus Neumáticos

conoce

Los neumáticos influyen directamente sobre el rendimiento, comportamiento y prestaciones de los vehículos, ya que son los únicos elementos que permanecen en contacto con el suelo. Aunque de apariencia simple, son, en realidad, el producto de una avanzada tecnología continuamente experimentada, evolucionada y mejorada en competiciones de todo tipo. Para que los neumáticos desarrollen las importantes funciones que cumplen en la conducción, hay un elemento de vital importancia: el AIRE.

Funciones de los neumáticos: Las funciones para las que los neumáticos han sido creados son transmitir las fuerzas de aceleración y frenado del vehículo al suelo, mantener y cambiar la dirección de la marcha, absorber las irregularidades del terreno, y soportar el peso del vehículo.


1.-
Diámetro del neumático o “rin”: Es el primer número en el que debe fijarse al momento de hacer su compra. Se refiere al diámetro del aro en pulgadas, o al alto del mismo. Generalmente las camionetas poseen aros más grandes que el de los automóviles. En este ejemplo el diámetro de llanta es 16 pulgadas.

2.- Ancho del neumático: Es un número compuesto de tres dígitos, y marca el ancho total del neumático en milímetros. Mientras más ancho es el neumático, más estable será el vehículo debido a una mayor área de superficie de contacto con el asfalto; aunque mayor será la fricción producida y por ende el consumo de combustible. El ancho máximo del neumático, debe además ir en acorde con el ancho del aro. Consulte con el fabricante de su vehículo, el ancho de neumático máximo permitido para el tipo de aro que dispone.

3.- Alto del perfil del neumático o serie: Este número de dos dígitos marca el alto del perfil del neumático, y es directamente proporcional al ancho del neumático. Básicamente el dígito es un porcentaje del ancho del neumático, y se lee de la siguiente manera en el ejemplo: 60% del ancho del neumático, es decir 60% de 225 milímetros que es igual a 135 milímetros (225*0.60).

4.- Radial: La letra R se refiere a radial, es decir al tipo de construcción del neumático, que como se habló anteriormente en la mayoría de los casos es radial.

5.- Índice de carga máxima y presión máxima de inflado permitida: Son los valores máximos de carga e inflado que se puede transportar. La presión adecuada de inflado de los neumáticos varía según el tipo de llanta y el tipo de conducción. Una llanta muy inflada hará que el vehículo sea rígido sobre el asfalto, lo cual es bueno pues otorga estabilidad, pero si la presión es excesiva el neumático podría explotar. Recuerde que al estar en continuo contacto con el piso, los neumáticos tienden a calentarse y por ende el aire en su interior. Según los principios de la física, un gas que se calienta tiende a expandir su volumen, por lo que un neumático caliente aumenta la presión del aire en su interior. Es por eso que el control de inflado de una llanta debe hacérselo en frío.
Por otro lado, un neumático muy desinflado aumenta el nivel de fricción sobre el asfalto, calentándolo y aumentando el consumo de combustible. La presión de inflado precisa para su vehículo está generalmente en el manual de su vehículo, aunque en términos generales se recomienda una presión de 30 PSI para cualquier neumático.

 

tabla_g1

 


6.-
Calificación de velocidad: Cada llanta es construida para un propósito específico, y con una resistencia puntual. Mientras más rápido se desplace el vehículo, mayor será la temperatura del neumático, por lo que la calificación de velocidad le permite conocer cual es la velocidad máxima a la cual el neumático puede girar. Esta calificación se da en letras, que se traducen a una velocidad específica (véase tabla B adjunta). Al reemplazar la llanta, procure comprar una con un código de velocidad igual o superior a las usadas.

7.- Índice de carga: Indica la cantidad de peso que el neumático puede transportar con la presión máxima de inflado. El índice puede variar entre 0 y 279. En la tabla A adjunta se muestran los equivalentes de los índices más generales en libras.